top of page
campus-futbol.jpeg

Niños, niñas y adolescentes migrantes residentes en el barrio de La Coma

Proyectos ganadores de 2022

El programa NALA es un proyecto que surge como respuesta a una necesidad educativa detectada tras años de experiencia de trabajo en el barrio. Como tal, el programa propone un acompañamiento socioeducativo completo a niños, niñas y adolescentes migrantes residentes en el barrio de La Coma.  

 

La población migrante se enfrenta a dificultades específicas que, sumadas a las problemáticas genéricas que encontramos en la propia estructura social del barrio, hacen que el acompañamiento socioeducativo de estos niños/as y adolescentes deba ser una prioridad, máxime cuando la experiencia señala a la educación como una de las principales herramientas de lucha contra la transmisión generacional de la pobreza y la búsqueda de la inclusión social.  

 

La Coma es un barrio de acción preferente ubicado en la localidad de Paterna (Valencia), de unos 5.000 habitantes y que cuenta con un alto porcentaje poblacional procedente de la comunidad gitana e inmigrante. Se trata de población en situación de vulnerabilidad social por motivos económicos, sociales y culturales. Entre la población migrante residente en la zona, la gran mayoría son personas procedentes de países no comunitarios.

 

Esto es relevante debido a la discriminación multidimensional que sufren las personas migrantes. Los datos de baja desagregación del INE indican que la población extranjera en el barrio se sitúa en un 12,93%.

 

También encontramos que el barrio presenta elevados índices de población joven y en edad reproductiva, así como la tasa de crecimiento poblacional más elevada de toda la localidad.  Desde el proyecto se busca abordar la problemática derivada del abandono escolar temprano, así como ofrecer un refuerzo que ayude a los niños, niñas y adolescentes del barrio a superar los problemas de un sistema educativo incapaz de atender las diversidades de todos los colectivos que en él participan.  

 

Los estudios señalan que de la misma forma que la pobreza se transmite de generación en generación, lo hace el fracaso escolar: la probabilidad de abandono escolar entre jóvenes con progenitores con bajo nivel educativo es diez veces superior a la de aquellos con progenitores con estudios superiores. En barrios de alta exclusión social, como el Barrio de La Coma, la mayoría de estas dificultades son heredadas por los menores a través de sus padres, que en la mayoría de las ocasiones tienen un bajo nivel formativo y no tiene acceso a trabajos normalizados, lo que les empuja a trabajar en el sector informal. Además, el escaso nivel educativo de los padres se traduce habitualmente en un nulo apoyo para la continuación de los estudios entre los/las menores y jóvenes.  

 

La conclusión del diagnóstico realizado es que, en términos generales, la población objeto de la intervención se encuentra inmersa en una situación desfavorable y precaria que tiene su origen en tres circunstancias:

  1. La exclusión social debido al origen cultural/étnico;

  2. La marginación del mercado laboral debido a la baja cualificación y a otras circunstancias sociales;

  3. La escasa red de apoyo.

Premiados 2022

bottom of page